Y seguimos por India hasta Nepal

Seguimos

El tiempo pasa muy rápido,  seguimos haciendo kilómetros.

Después de Agra pasamos por Kampur y llegamos a Varanasi la ciudad sagrada por excelencia, a orillas del Ganges con sus grandes “ghats” (escaleras)  donde siempre hay gente haciendo ofrendas, Aquí es donde  hacen las piras funerarias y ponen sus muertos en el rio.

Y seguimos asombrándonos porque cada ciudad que llegamos es mas caótica que la anterior.  Creo que Varanasi se lleva el premio. Agarramos un tuk-tuk para ir del hotel hasta el rio y fue algo de locos, regresamos agotados por el tráfico, el ruido y la gente.

Al día siguiente tocó campamento. Y terminamos con esta parte de India. Ya deseosos de cambiar y escapar.A la expectativa de lo que nos depara Nepal.

La frontera con muchos kilómetros de camiones, que tardarán varios días en pasar. Nuestro paso fue bastante rápido,  mejor de lo que pensé al ver el tráfico y la cantidad de gente.

Nada mas entrar a Nepal ya notas la diferencia, además se nota físicamente porque deja de atormentarte el ruido de los claxon,  aquí ya no lo hacen sonar, es mas hay anuncios para que no lo hagan. La gente tiene otra aptitud, el primer contacto en el banco para cambiar dinero,  todo amabilidad y sonrisas,  hasta me preguntaron si conocía la canción “Despacito” …. Y empezaron a cantarla!!

Dormimos en Chitwan un parque Nacional,  en el hotel nos hicieron un espectáculo de danzas y música tradicionales.  Al día siguiente paseamos por el parque en elefante, divertidísimo!!!!  Desde que llegas y los ves en su parking,  después las paradas de elefante…. Es una torre donde subes para desde ahí subirte en una especie de jaula/asiento, hay que pasar por el peaje a pagar la entrada,  por supuesto la taquilla también está a cuatro metros del suelo.

Que animales tan fantásticos!!  Aunque con su vaivén terminas un poco baldao. Pueden con todo,  pasamos bosques donde mueven árboles, cruzamos pantanales llenos de barro, atravesamos el rio…….y el elefante no se para. Vimos un enorme rinoceronte, que estaba muy tranquilo (creo que ya acostumbrado a la gente) y muchos animalitos y aves, tambien algún cocodrilo En eso pasamos la mañana.

Llegamos a Katmandu, y fue una desilusión total, esperaba una ciudad pequeña y rural, algo de cuento….. NOOO,  es enorme, con un tráfico infernal,  afortunadamente no hay tanto ruido como en India, muchos tuk-tuk ya son eléctricos y no abusan del claxon,  de todas formas hay mucha contaminación y además la temperatura muy alta y mucha humedad,  todo esto hace una capa de esmog terrible. Empezamos a hacer un recorrido turístico por los templos, pero después del desastre del primero el Templo de los Monos, decidimos dejarlo y descansar.

Al día siguiente, ya al salir de la capital fue cuando empezamos a divisar la cordillera ,del Himalaya  según nos alejamos de la polución pudimos admirarla.  Eso si fue bello,  y aunque está muy lejos puedes contar las cumbres perfectamente. Nos dirijimos hacia el este y los paisajes fueron gratificadores,  bellos campos de arroz formando terrazas,  muchos ríos con grandes cauces,  esa noche acampamos a la orilla de uno. Al otro día seguimos camino siempre hacia el este y todavía tuvimos oportunidad de volver a ver en la lejanía los picos blancos de la gran cordillera,  un  espectáculo.  Como me hubiera gustado llegarle cerca!!!

Nepal nos asombró porque toda la zona sur que pasamos está muy poblada,  más de lo que yo esperaba. Su gente es muy diferente a los hindus. Es mas ordenado,  comen diferente y sobre todo su aptitud es mas cordial.

Y volvimos a India… a los estados orientales

4 pensamientos sobre “Y seguimos por India hasta Nepal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *