NUESTRO PASO POR LAOS

Han cerrado las fronteras entre Myanmar y Laos,  así que hemos tenido  que entrar y atravesar Thailandia para llegar a Laos,  y como en este país no permiten acampar, ni caravanas o motorhome,   nos ha acompañado la policía y hemos hecho noche en un hotel en Loei.  Y a la mañana siguiente cruzamos a Laos.  Pura burocracia política    ,  se habrán enfadado por cualquier tontería .

Laos se ve mas pobre,  muy rural,  pero no miserable.  Tienen  muchos cultivos y encuentras muchos cerdos, gallinas y patos a montones,  además de los búfalos domésticos.  La gente come completo.

Hay escuelas en  los pueblos grandes y ves a todos los niños y jóvenes acudir a la escuela,  todos uniformados.  Los pequeños andando o en bicicleta y los mas grandes en motos.

LA MOTO  el vehículo por excelencia,  pueden ir dos, tres o cuatro sin problemas,  no sé como lo hacen.  Las mujeres van sentadas de lado,  en equilibrio,  y cómodamente pueden ver el móvil, cruzar las piernas e ir muy bien puestas.

Es el vehículo de toda la familia, papa, mama y dos niños  y el bebe. La llevan todos, jóvenes casi niños, viejos, mujeres u hombres. Y sirve para transportar de todo. Hacer mudanzas con los muebles encima,  mesas, sillas, televisores, cuadros y lo que sea. Para llevar los animales,  he visto al piloto mas el copiloto y cuatro cabras,  o uno con cuatro cabras y dos ovejas.  Pueden llevar un gallinero completo.  O a un cochino vivo entre dos personas,  como un pasajero mas.  También al cochino muerto, patas arriba o ya asado y doradito listo para zampárselo.

He visto diestras mujeres con un bebe en un brazo conduciendo con la otra  mano.  Y es que hay miles de motos.  Son las dueñas de las vías. Salen y se meten en el tráfico como si estuvieran solas.

La primera noche acampamos a orillas del rio Mekong,  que es la arteria principal del país, en el pueblo de Pak Lai  ,  nos agasajaron con unas danzas y cantos típicos. Su música es melancólica, triste y repetitiva;   las danzas se relacionan con los trabajos del campo, las cosechas…..  Vamos que no es salsa caribeña!!

Al día siguiente llegamos a Luang Prabang, y nos sorprendió, ciudad turística total,  llena de hoteles, restaurantes, chiringuitos y montones de guiris (incluyéndonos).  También a orillas del Mekong. Y en la noche convierten la calle principal en un gran mercado. Mucha artesanía, souvenires,  ropa,  y  “pongos”,   ya sabeís de esas cosas que  después no se sabe donde poner. Muchísimo turismo. Pasamos un día completo aquí,  así nos reponemos un poco.

El último día, hubo vivac en Muang La y así terminamos nuestro paso por Laos.  Fué breve,  pero muy interesante.

Aquí la gente es amable, pero no como en Myanmar,  son mas reservados. Van mas desaliñados y está mas desordenado,  también se ve mas pobre la zona rural.  Por otro lado hay turismo a montones. Tienen algunos templos y pagodas,  pero no aquella barbaridad de sus vecinos.

El rio Mekong,  es la vía de comunicación mas importante,  navegable por grandes barcos. Fuente de pesca y de recursos,  para ellos es vida.

 

4 pensamientos sobre “NUESTRO PASO POR LAOS”

  1. Que bien Gorditos! Considerando las excelentisimas fotos e historias, ha sido un viaje muy exitoso, interesante y divertido. Esta vez se botaron con las fotos. Ya no les falta nada para llegar a la meta! Tampoco falta nada para que nos veamos y nos cuenten en persona. Anoten bien las historias. Si no es mucho pedir…nos encantaria que nos trajeran uno de esos elefantes de las fotos. No tiene que ser el mas grande. Feliz tramo final y muchos cariños. Marcel y Nena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *